El periodismo ¿el mejor oficio?

Hay ocasiones cuando uno escucha frases como: “La culpa la tiene la prensa”, “Los periodistas no informan como deben” o “Los medios informan de cosas sin importancia”; entre otras tantas expresiones. Son generalmente expresiones y reclamos de parte del público ante un periodista o algún medio que no viene cumpliendo correctamente con su función.

Sin embargo todas estas son generalizaciones. Y, como en toda materia, las generalizaciones siempre son equivocadas, sin dejar de mencionar que son incómodas. Porque NO todos los periodistas son iguales, como es de comprender.

Periodismo, el mejor oficio.

El mejor oficio del mundo

Pero, nos hemos puesto a pensar que, al margen de decir que no todos somos iguales solo con palabras ¿también lo decimos con nuestro trabajo?. Y no se trata sólo de redactar una nota que diga la verdad; los trabajos que hacemos ¿motivan al público a interesarse o hacer aquello de lo que les hablamos?, vamos un poco más allá ¿generan repercusión en la sociedad? ¿brindan beneficios a mi comunidad, ciudad, país, etc.? De no ser así ¿acaso también no estamos practicando un mal periodismo?.

No basta con decir en nuestra nota un resumen de hechos, características de personas, o fechas de eventos. La información que brindamos tiene que motivar al público hacia algo “productivo”. Ejercer ese “cuarto poder”, del que siempre se habla, en beneficio de la sociedad; que al final, será el beneficio de todos nosotros.

Y cuando pienso de estos temas, se me viene por la mente frases de un discurso, ya conocido por muchos, de Gabriel García Márquez, titulado: “El mejor oficio del mundo”.

Es un discurso que García Márquez dio ante la 52ª Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa, en Los Ángeles, en octubre de 1996. De este discurso, que creo más de uno lo leído en varias ocasiones, quiero destacar lo siguiente:

“…Los muchachos que salen ilusionados de las academias, con la vida por delante, parecen desvinculados de la realidad y de sus problemas vitales, y prima un afán de protagonismo sobre la vocación y las aptitudes congénitas. Y en especial sobre las dos condiciones más importantes: la creatividad y la práctica…”

“…La mayoría de los graduados llegan con deficiencias flagrantes, tienen graves problemas de gramática y ortografía, y dificultades para una comprensión reflexiva de textos. Algunos se precian de que pueden leer al revés un documento secreto sobre el escritorio de un ministro, de grabar diálogos casuales sin prevenir al interlocutor, o de usar como noticia una conversación convenida de antemano como confidencial…”

“…Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente…”

Estos tres párrafos ilustran muy bien las características de un periodista que se digne de decir que ejerce el mejor oficio del mundo.

Ya lo señalaba al comienzo, no basta con sólo escribir para dar una información. Se tiene que pensar en el público, y en la mejor manera de darle la información; de mostrarle exactamente como ésta influye en su vida y animarlo a no quedarse de brazos cruzados.

Además, no basta con dominar todas las herramientas que la tecnología ponga a disposición del periodismo. Sin ética no sirve de nada. El periodismo, por ser —o buscar ser— trascendental en el desarrollo de una sociedad, tiene el deber de mantener su ética siempre, ¡siempre!

Por último, destaco ese llamado a la perseverancia que hace Gabriel García Márquez. El periodismo no admite, ni debe admitir conformismos. Se tiene que buscar mejoras siempre, porque estas mejoras no serán sólo para el periodismo, lo serán también para su público y, por consiguiente, para la sociedad.

A quienes aún no hayan leído este discurso, los invito a hacerlo. Lo pueden encontrar aquí: El mejor oficio del mundo, o si gustan lo pueden descargar en versión PDF desde aquí: El mejor oficio del mundo.pdf. Hasta el siguiente post.

Reflexiones de Gabriel García Marquez acerca del Periodismo

Hola a todos. Hoy les quiero compartir algunas reflexiones de Gabriel García Marquez sobre el periodismo, y mi opinión sobre ellas.

Gabriel Garcia Marquez

Gabriel Garcia Marquez

Vincular a Gabriel García Marquez con el periodismo no es algo nuevo. En todas las biografías que puedan redactar sobre él, siempre estaré presente el hecho de que fue primero periodista, luego escritor de novelas.

Las reflexiones que recojo las leí en la web de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), fundada por Gabriel García Márquez. En el artículo pueden encontrar diez reflexiones, sin embargo, yo escogí de ellas solo algunas, las que considero como mejores.

“La mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces la que se da mejor”. Definitivamente esta es una gran premisa dado los tiempos actuales, donde abunda la información y las noticias, hay que diferenciarse por la calidad del contenido que se brinda.

“Los periódicos han priorizado el equipamiento material e industrial, pero han invertido muy poco en la formación de los periodistas. La calidad de la noticia se ha perdido por culpa de la competencia, la rapidez y la magnificación de la primicia”. Esta frase sigue el contexto de la anterior. El tener una noticia de último minuto en exclusiva no significa que se tiene que publicar tal como venga, sin revisarla y editarla adecuadamente.

“En la carrera en que andan los periodistas debe haber un minuto de silencio para reflexionar sobre la enorme responsabilidad que tienen”. Sin duda alguna, la responsabilidad social del Periodismo, es muy grande; de ahí que lo llamen “El Cuarto Poder”. Sino se tiene en cuenta que toda noticia conlleva una gran influencia y repercusión, entonces, no se conoce al periodismo en plenitud.

“Hay que empezar con la voluntad de que aquello que escribimos va a ser lo mejor que se ha escrito nunca, porque luego siempre queda algo de esa voluntad”. Para hacer más amplio el alcance de esta frase, hay que decir que, aquella información que buscamos transmitir va a ser lo que mejor se ha transmitido nunca en diarios, radios y televisión. El principio es esforzarse en ejercer un Periodismo de calidad.

“Cuando uno se aburre escribiendo, el lector se aburre leyendo”. Para hacer esto cierto basta con probar leyendo aquello que escribimos de mala gana, ese texto que redactamos a la fuerza; y nos daremos cuenta que ni a nosotros mismos —los autores— nos provoca leerlo.

Estas son solo cinco de las diez reflexiones que muestra el artículo. Si desean leer el artículo completo, pueden hacerlo visitando aquí: Diez reflexiones de Gabo sobre el mejor oficio del mundo. Hasta el siguiente post.